Por qué actuar como si no tuvieras nada que perder es en realidad la forma de ganar