El hombre detrás de este divertido meme de 2012 lo acaba de vender como NFT por $ 36,000