El automóvil futurista parece una pequeña nave espacial y podría distribuirse antes de fin de año