Shea Serrano vendió su último proyecto sin decirle a nadie qué era. Pero sus 400.000 seguidores en Twitter compraron, y él piensa que es gracioso.