El acuerdo SAG-AFTRA no llega a resolver la brecha salarial y de beneficios para los influyentes