En un movimiento inusual, Dolce & Gabbana están demandando a un perro guardián de la moda por cubrir los comentarios racistas de un diseñador