CRISPR ofrece el potencial de vivir para siempre, pero ¿con qué fin?