3 lecciones de prospección que puedes aprender del diablo